jueves, 31 de julio de 2014

El camino de las balas


No se ha labrado otro camino que el de las balas. La represión gubernamental nos indica la ruta para romper las cadenas o al menos desatar la furia interna, esperanzados en la libertad disfrutando derechos.

Tristeza, repugnancia, dolor, arrechura, siento observar que las controversias políticas en Nicaragua siguen sustentadas en las armas. Lo demuestra la emboscada a la caravana del FSLN y el proceder de la policía y el ejército buscando culpables.

Violan los derechos humanos unos y otros, en defensa de los derechos sociales; golpes, cárcel, sangre, represión, vivimos porque la justicia no existe para todos y todas, la ley se cumple según los intereses de quien domina el sistema.