sábado, 26 de noviembre de 2011

Comentario de la novela "Danzaré sobre su tumba", de Fátima Villalta

 Con Fátima Villalta y Edgar Escobar Barba.


La novela “Danzaré sobre su tumba” de Fátima Villalta, escrita en primera persona, es las reflexiones de la protagonista convertida en una voz interior desde el inicio hasta el fin, adjudicando a la inconsciencia su carencia de pudor, de una mujer sintiéndose despreciada desde niña, creciendo en una familia disfuncional a la cual termina odiando, en un poblado rural miserable.

Requirió esfuerzo de mi parte huir de la comparación mientras leía, es notoria la influencia de la literatura en Fátima, ha debido leer para escribir,  pues su estructura mental plasmada en la trama no evidencia desconocimiento, por eso no la circunscribo en una corriente, ni por el lenguaje, su forma de ordenar las palabras, ni por los acontecimientos narrados.

Encontré descripción emocional, imaginario, y vivencia real, entorno minucioso con detalles máximos de la expresión física y la conducta humana.

Rechacé imaginar que el personaje es la autora, esa tendencia imperceptible cuando leemos en primera persona, aunque inevitablemente, quienes no conocen a la autora, pensarán que es autobiográfica. Es común cuando el lector no es aficionado, no posee las herramientas para observar el todo.

Narrando con carácter firme y sarcástico, aduciendo inconsciencia y demostrando frialdad, esculpiendo permanente su venganza, María Eugenia Castillo describe a su madre aborrecida: “Había engordado, tenía los dientes curtidos por el tabaco, despedía un olor fétido debido al consumo de alcohol…”.

La autora no limita la figura aunque es compacta en definiciones, certera logra presentarnos al personaje, destacando las características detestables, aquellas más visibles cuando nos provocan desagrado. Es la mirada de sentimientos y razones de una hija escudriñando a la madre deteriorada, y a la mujer que siempre la menospreció y la califica de fea.

A ese dolo por la apariencia corporal, de la niña de doce años, se agrega su condición de bastarda, hija de un padre que nunca la consideró como tal, y de quien en una ocasión recibió “un mísero beso solamente, agrio y forzado”, y después ni siquiera la volteaba a ver cuando se aparecía nada más para copular con la amante.

Esa niña vivió tormentos, insuperados producto del desamor, la disfuncionalidad: ausencia de caricias y comprensión; su condición de mujer con menos oportunidad que su hermano por hombre, de tal manera que planifica la muerte de un ser que le repugna y así acaparar la atención de otro, al único a quien ha querido y se siente correspondida, y “extrañamente dependiente”, aunque después también llega el rencor hacia él.

Fátima profundiza en los sentimientos, debido a eso María Eugenia, a la edad de sesenta y siete años, fecha en que inicia el testimonio, explica el recorrido en su vida: “Intenté ser feliz, a mi manera, claro está. Con petulancia y sadismo, algo propio de la naturaleza humana, poco interesante, me atrevería a decir.”

Más adelante, agrega: “No soy más que la típica historia de sueños frustrados en añejas edades. Admito mi tonta ingenuidad, innata, tan inevitable y destructiva. Pero la disfruté tanto”.

En la novela encontramos fuertes reacciones, y Fátima organiza escenarios efectivamente visuales, con particularidades, y logra destacar la atmósfera, en su versión aromática, física y cromada, en armonía con pasiones y conceptos de vidas humanas.

En ese sentido quiero compartir una retrato, el del hermano: “Era tres años mayor, de piel pálida, larguirucho, de ojos tristes y saltones, de pelo castaño, aspecto pesaroso. Con una hermosa nariz romana, larga y delgada, de un buen tamaño; se hacía notar en aquel pueblo de narices chatas”.

Otra muestra de la habilidad de Fátima, es la delineación del lugar donde se desarrolla la historia: “Nuestro hogar, una pequeña casucha, situada a las afueras del pueblo. Una sala que hacía las veces de cocina, dividida por cortinas floreadas, que el tiempo curtió, un par de banquillas y una mesa rústica con un florero encima (…) La cocina manchada por el hollín y el humo. Algunas canastas colgando de las vigas (…) dos cuartos pequeños (…) un patio delantero y otro trasero, sin plantas de ningún tipo, descolorido y seco, donde ni siquiera los gatos excretaban”.

No les voy a brindar pormenores de los conflictos de María Eugenia, que la involucran en relaciones de rencor, desamor y muerte, de su vida sexual desafecta, promiscua, más por costumbre que deseo.

Tampoco les reseñaré la batalla con las personas con quienes comparte la vivienda, y en las cuales encontramos escenas de violencia, asco, y muerte, narradas excelentemente, reiterando, como en toda la novela, una combinación genial del interior humano y su relación con el exterior.

Aunque pudiera parecer exagerado, o carente de raciocinio, me hubiese encantado que esta obra fuese dirigida por Buñuel, o Fellini, o Polanski. Compren y lean la novela, les provocará satisfacción.

Muchas gracias.

*Ponencia leída en Pizza Venezia, Matagalpa, viernes 25 de noviembre 2011


11 comentarios:

  1. te doy toda la razon una super novela que te atrapa el la realidad planteada por Fatima... es un orgullo la facilidad de transmitir diversas emociones de parte de nuestra escritora matagalpina

    Tania Baltodano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esta novela refleja la vida que se lleva acavo en el campo , de como la mujer es menopreciada y de como la pobreza se apodera de los personajes como se menciona en el libro en buena hora ...llego esta novela

      Eliminar
  2. me encantó la novela, no pude dejar de leerla.

    ResponderEliminar
  3. Hola,la novela de "Danzare sobre su tumba"es exelente,gracias a q la profesora nos la recomendo la pude leer y cuando la leo es genial imaginarsela,es una novela llena de emociones,sentimientos,suspenso,muy buena,felicidades Fatima Villalta

    ResponderEliminar
  4. es orrible me vas a disculpar fatima que arrorosa sin duda infantil si sos que pene para nic como se te va a acurrir ratas gigantes y por si fuera poco que tenian un complot contra

    ResponderEliminar
  5. hola, soy estudiante y debido a todo lo leido es muy cierto te atrapa, y lo mejor de leerla es que cuando empiezas ya no puedes dejar de parar de leer con solo mencionar que en un dia la lei e incluso ni comi les doy toda la razon; cierto es excelente pero en si huvo una cosa que no me gusto y fue lo de su portada presenta acultismo,terror, y mucho suspenso la imagen no la pude cesifrar pero mucha suerte fatima villalta

    ResponderEliminar
  6. muy buena la novela hasta he decdido hacer un ensallo de español sobre un tema de est novela

    ResponderEliminar
  7. la novela esta muy buena

    ResponderEliminar
  8. Linda novela ,nos refleja la vida del campo muy de cerca y como se menosprecia la mujer en las zonas rurales.... Te impacta la forma en que ella narro lo que muy a menudo pasa en la vida cotidiana excelente te llena de emoción nostalgia y te TrP de una forma que lees y lees y te entusiasma cada vez mas...

    ResponderEliminar
  9. ella es linda pero la novela no hahaha

    ResponderEliminar
  10. si muy linda esa novela por que trata de algo real....

    ResponderEliminar